Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Patricio Enrique Jeldres Rodríguez

General de Carabineros

C.I.: 5.944.136-1

Domicilio: Palenque 1203, Apoquindo, Santiago

Patricio Jeldres Rodríguez era teniente y  jefe del grupo represivo que operó en la Segunda Comisaría de Carabineros de Chillán, encargado de la detención, tortura, muerte y desaparición de personas opositoras al gobierno militar. 

Se retiró en 1999, con grado de general, luego de haber desempeñado el cargo de Jefe de la Zona Metropolitana de Carabineros. 

Fue condenado a la pena de 3 años y un día, con libertad vigilada, y luego absuelto, por su responsabilidad en el homicidio del ex alcalde de Chillán, Ricardo Lagos, su esposa Alba Ojeda y su hijo, Carlos Lagos.  

También ha sido procesado por el delito de secuestro  calificado de Cleofe Urrutia Acevedo, quien era dirigente gremial de taxistas y  fue detenido el 3 de octubre de 1973 en Chillán. Desde entonces se desconoce su paradero.

En febrero de 2014 ingreso a cumplir 5 años y un día de cárcel sin beneficios por la desaparición y el secuestro calificado de don Gilberto Pino Baeza y don Sergio Cádiz Cortés, dos dirigentes campesinos de la localidad de Cato, provincia de Ñuble, hecho ocurrido el 22 de octubre de 1973, cuando fueron detenidos por la patrulla de Carabineros al mando de Jeldres Rodríguez

El general en retiro es además investigado  en otras causas por la desaparición o secuestro de al menos 10 personas en Ñuble, entre los que se encuentra el dirigente poblacional, don Luis Ibarra Durán

En declaraciones de ex presos políticos, se califica a Jeldres como jefe de la patrulla represiva de carabineros en Chillán y el más feroz torturador de la zona durante los primeros años de la dictadura.

Fuentes: El Mostrador, Biobiochile.cl, Archivo Memoriaviva


La Tercera, 13 de Marzo 2003
Procesan a cuatro carabineros (r) por asesinar a una familia en 1973
El juez Carlos Flores, que tiene dedicación exclusiva a casos de violaciones a los derechos humanos, procesó a cuatro carabineros en retiro por el asesinato del ex alcalde de Chillán y su familia, en septiembre de 1973.Los sujetos sometidos a proceso son el oficial (r) Patricio Jéldrez Rodríguez y los ex carabineros Juan Francisco Opazo Guerrero, Pedro Loyola Osorio y Arturo Alarcón Navarrete. Todos están acusados del delito de homicidio calificado. Según informó El Mostrador, los hechos ocurrieron el 16 de septiembre de 1973 en Chillán, cuando los policías irrumpieron en el domicilio del ex alcalde Ricardo Lagos Reyes, su esposa Alba Ojeda Grandón, embarazada de seis meses, y su hijo,
Carlos Eduardo. Según la investigación, los uniformados llevaron a las víctimas a una terraza de la vivienda, donde les ordenaron sentarse en una escalinata y las acribillaron.
Dos años después de la muerte del alcalde, su hijo Ricardo Lagos Salinas fue detenido por una patrulla militar en Santiago y su nombre ahora figura en la lista de desaparecidos conocida en la Mesa de Diálogo.


El Mostrador, Miércoles 20 de agosto de 2008    

Dictan sentencia por homicidio de ex alcalde de Chillán en 1973

El magistrado además determinó que los dos condenados y el Fisco de Chile deben pagar solidariamente una indemnización de $ 30.000.000 a Patricia Paredes Parra querellante en la causa.

El ministro de fuero Joaquín Billard Acuña dictó sentencia en la investigación por los homicidios calificados del ex alcalde Chillán, Ricardo Lagos Reyes, su cónyuge Alba Ojeda Grandón y su hijo Carlos Lagos Salinas, ocurridos el 16 de septiembre de 1973 en la capital de la provincia de Ñuble.

El magistrado determinó una pena de 5 años de reclusión con beneficio de libertad vigilada para el carabinero Luis Gajardo Arenas; y tres años y un día de reclusión con beneficio de libertad vigilada para el ex uniformado Patricio Jeldres Rodríguez.

En tanto, Pedro Loyola Osorio y Arturo Alarcón Navarrete quedaron absuelto por falta de participación.

Asimismo, el magistrado determinó que los dos condenados y el Fisco de Chile deben pagar solidariamente una indemnización de $ 30.000.000 a Patricia Paredes Parra querellante en la causa.

Muertos en su hogar

El 16 de septiembre de 1973 fueron muertos en su domicilio el ex alcalde de Chillán y militante del Partido Socialista, Ricardo Raúl Lagos Reyes, su cónyuge Alba Ojeda Grandón, quien se encontraba embarazada y su hijo Carlos Eduardo Lagos Salinas, estudiante universitario.

La información que entregó la autoridad local, señaló que los afectados se habrían enfrentado con personal de Carabineros cuando concurrió a su domicilio con el objeto de detenerlos. Sin embargo, testigos de los hechos han señalado que al momento de llegar el grupo de carabineros y militares, el domicilio fue allanado, la familia Lagos fue luego ejecutada y que no existió enfrentamiento con la fuerza pública.

Otros testimonios agregan que el operativo se había iniciado horas antes, cerrándose los accesos al domicilio de la familia Lagos. El certificado de defunción de Lagos Reyes señala como causa de muerte: “Heridas múltiples por arma de fuego”.

Los cuerpos de los tres ejecutados fueron retirados desde la morgue de Chillán por dos médicos amigos de la familia, que se encargaron de darles sepultura.


La Nación, Jueves 21 de agosto de 2008 

Dura crítica a juez Billard por bajas penas en triple crimen

El abogado querellante Eduardo Contreras manifestó que apelará de la sentencia porque “esto no es hacer justicia”. El abogado Hugo Gutiérrez calificó la resolución del ministro como “vergonzosa y aberrante”.

Abogados de derechos humanos formularon duras críticas al ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago Joaquín Billard, quien ayer dictó bajas penas y concedió el beneficio de la "libertad vigilada" a quienes el 16 de septiembre de 1973 asesinaron al alcalde socialista de Chillán, Ricardo Lagos Reyes, a su esposa Alba Ojeda Grandón -embarazada de siete meses- y a su hijo de 19 años Carlos Lagos Salinas.

En una resolución -calificada por el abogado Hugo Gutiérrez de "vergonzosa y aberrante" y que el querellante en la causa Eduardo Contreras consideró como "no hacer justicia y promover la impunidad"- Billard condenó al coronel (R) de Carabineros Luis Gajardo Arenas a la pena de cinco años de presidio en calidad de autor por el triple homicidio, concediéndole cumplir la condena en el régimen de "libertad vigilada" por su "intachable conducta".

El juez también sentenció a tres años de presidio -como encubridor- al teniente coronel (R) de Carabineros Patricio Jeldres Rodríguez, otorgándole el mismo beneficio anterior.

Los abogados consideraron también una "aberración jurídica" la absolución dictada por Billard a quienes aparecen, según el querellante Contreras, como autores materiales del triple crimen, los suboficiales de Carabineros (R) Juan Opazo Guerrero, Pedro Loyola Osorio y Arturo Alarcón Navarrete.

Eduardo Contreras declaró a La Nación que "por cierto apelaremos de esta sentencia de primera instancia porque la consideramos injusta y porque con estos fallos no se hace justicia a las víctimas y sus familiares".

La apelación deberá ser vista por una sala de la Corte de Santiago que tiene la facultad para modificar el dictamen de Billard. Luego el asunto llegará a la Sala Penal de la Corte Suprema, la que también se ha destacado en los últimos dos años por rebajar sustancialmente las condenas y otorgar beneficios por "intachable conducta" a los militares que cometieron los crímenes durante la pasada dictadura.

Al mediodía del domingo 16 de septiembre de 1973 unos 30 efectivos de Carabineros y Ejército ingresaron a la casa del alcalde Lagos en Chillán, llevándolo junto a su esposa y su hijo al patio posterior de la casa donde los mataron con múltiples disparos a pesar de las peticiones del alcalde para que no mataran a su mujer por el estado de embarazo avanzado que presentaba.

Dos trabajadores que casualmente se encontraban en la casa porque habían llevado mercadería encargada por el edil, fueron encerrados por los militares en una bodega y declararon en el proceso respecto de las súplicas de Lagos Reyes para que no mataran a su esposa y su hijo.

También fueron testigos de la crueldad con que los autores trataron a la familia y las burlas ante los ruegos del alcalde.

Posteriormente el jefe de zona en estado de emergencia de Chillán, coronel de Ejército Juan Guillermo Toro Dávila, disfrazó el asesinato de "enfrentamiento".

El abogado Contreras, quien entonces era diputado comunista por Chillán, extendió sus críticas a Billard "porque dejó también impune a Toro Dávila que claramente tiene plena responsabilidad penal por este triple crimen".

El alcalde era padre de Ricardo Lagos Salinas, miembro del Comité Central del PS que se encuentra desaparecido.

Indemnización

En todo caso, los abogados dijeron que “al menos” el juez no aplicó la amnistía ni la prescripción del delito por paso de tiempo, declarando que el crimen es de aquellos considerados como de “lesa humanidad” y al respecto debe aplicarse la legislación penal internacional que protege los derechos humanos.

A la vez, en la sentencia Billard acogió parcialmente una demanda civil y condenó al fisco y a los dos oficiales (R) de Carabineros a pagar a la familia por daño moral la suma de 30 millones de pesos.


Cronica Digital.cl, 13 de Julio 2013
CORTE DE APELACIONES DE CHILLÁN AUTORIZA SALIDA DEL PAÍS A CONDENADO POR VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de la Provincia de Ñuble concurrió ante la Corte Suprema para denunciar que la Corte de Apelaciones de Chillán “muestra poca o casi nula consideración con la tramitación de las causas por violaciones a los derechos humanos”, al dictar una resolución que autoriza la salida del país del condenado Patricio Jeldrez Rodríguez”. La decisión judicial fue adoptada el 18 de junio.

La AFDD/EP de Ñuble emitió una carta abierta a la opinión pública y a los medios cuyo contenido es el siguiente:

“Hemos concurrido ante la Corte Suprema, máximo tribunal de justicia, con el propósito de denunciar, como, una vez más, la Corte de Apelaciones de Chillán muestra poca o casi nula consideración con la tramitación de las causas por violaciones a los derechos humanos, al dictar el día el día 18 de junio de este año, una resolución que autoriza la salida del país del condenado Patricio Jeldrez Rodríguez.

“Esto ocurre, justo en momentos en que se ventila en la Corte Suprema de Justicia, un recurso de casación en el fondo que puede confirmar la sentencia condenatoria que esa misma Corte de Apelaciones dictó en un proceso por violación a los derechos humanos. Jeldrez Rodríguez fue condenado como autor del secuestro de don Gilberto Pino Baeza y don Sergio Cádiz Cortés, dos dirigentes campesinos de la localidad de Cato, provincia de Ñuble, hecho ocurrido en octubre de1973.

“Además está acusado del secuestro del dirigente poblacional, don Luis Ibarra Durán, e inculpado en el secuestro u homicidio de otros opositores políticos tras el golpe de Estado de 1973. El fundamento de su solicitud para salir del país, es ir de vacaciones con su familia por alrededor de un mes y medio a Europa.

La Corte de Apelaciones otorgó el beneficio por un mes

“Somos parte de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos de la provincia de Ñuble y hemos concurrido el día de hoy, hasta la Corte Suprema de Justicia, a dejar una carta al Presidente del máximo tribunal justicia del país, dando a conocer lo que, para nosotros, constituye un accionar permanente de parte de la Corte de Apelaciones de Chillán, en orden a sumir en un manto de impunidad muchas causas por violaciones de derechos humanos ocurridos durante la dictadura militar, que rigió en nuestro país entre 1973 y 1990.

“Nos consta de cómo, ante la Corte de Apelaciones de Chillán, se ha alegado que los autores de los crímenes cometidos, son siempre los mismos. Sus nombres se repiten una y otra vez y duele ver, como los testimonios que hemos prestado ante los tribunales desde hace casi ya cuarenta años, como los de aquellas personas o compañeros que estuvieron presos con nuestros familiares, no sirven para incriminar a muchos de los responsables, y tomar decisiones por parte de los jueces que tienen a cargo los procesos. Nunca es suficiente.

“Nos parece inaceptable que un tribunal de la República dicte una resolución de esa envergadura, violentando con ello todo criterio de justicia y equidad que debe imperar en la tramitación de un proceso criminal. Se trata de una persona que tiene la calidad de convicto, porque tiene procesos criminales pendientes como autor y/o partícipe en la desaparición o muerte de nuestros familiares.

“Hacemos pública esta denuncia, ya que al permitir la salida del país de Patricio Jeldres Rodríguez, y la inminencia de un fallo, que esperamos sea condenatorio por parte de la Corte Suprema, se abre para el condenado la posibilidad cierta de eludir el accionar de los tribunales de justicia de nuestro país.

(Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de la Provincia de Ñuble )


El Clarín, 12 de Julio 2013

Familiares de víctimas protestan por permiso para viajar a Europa de vacaciones a condenado por violaciones a los DD.HH.
 

La agrupación de familiares de Detenidos Desaparecidos de la provincia de Ñuble entregó una carta al presidente de la Corte Suprema, Rubén Ballesteros, indicando que la Corte de Apelaciones de Chillán entregó un permiso al general en retiro, Patricio Jeldres Rodríguez, para irse de vacaciones un mes fuera del país, informó Radio Bío Bío. Recordemos que Jeldres fue condenado por el asesinato de Gilberto Pino y Sergio Cádiz, campesinos del sector secuestrados y muertos en octubre de 1973, pero se está a la espera de la resolución del recurso de casación.
La vocera de la agrupación, Juliet Fetis, pidió que se explique por qué el tribunal autoriza a una persona que está condenada salir de vacaciones a Europa, con el riesgo de que se fugue.
En tanto, el diputado Hugo Gutiérrez señaló que es impresentable que el acusado haya recibido permiso para irse de vacaciones siendo un violador de los derechos humanos.


Biobiochile.cl, 1 de enero 2014

Suprema ratifica sentencia para único condenado por secuestros calificados de 1973 en Chillán

La Corte Suprema dictó sentencia definitiva en la investigación por los secuestros calificados de Sergio Cádiz Cortés y Gilberto Pino Baeza, ocurridos a partir del 22 de octubre de 1973, en la ciudad de Chillán, región del Bío Bío.

En fallo dividido, los ministros de la Segunda Sala Milton Juica, Hugo Dolmestch, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito y Ricardo Blanco acogieron el recurso de casación presentado en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Chillán que resolvió el asunto.

La sentencia determina que el único condenado en la causa, Patricio Jeldres Rodríguez, debe cumplir una pena de 5 años y un día de presidio, sin beneficios, por tratarse de un crimen de lesa humanidad que no admite la media prescripción.

En el aspecto civil, también se consideró que no existe prescripción y se determinó que el fisco debe pagar una indemnización de $50.000.000 (cincuenta millones de pesos) a cada uno de los 10 familiares demandante, por concepto de daño moral.

La sentencia se adoptó con el voto en contra del ministro Domestch, quien consideró que se debía acoger la media prescripción penal y mantener la pena en 5 años de presidio con el beneficio de la libertad vigilada. Además, estuvo por elevar el monto de la indemnización a $100.000.000 (cien millones de pesos).


Biobiochile.cl, 12 febrero 2014

General (r) de Carabineros cumplirá condena en Punta Peuco por secuestro de campesinos en Ñuble

Hasta el penal Punta Peuco en Santiago será trasladado hoy desde Chillán el general en retiro de Carabineros, Patricio Jeldres, para cumplir la condena por el secuestro de dos campesinos en el año 1973.

Jeldres fue sentenciado por la Corte Suprema a 5 años y un día de cárcel sin beneficios por la desaparición y el secuestro calificado de Sergio Cádiz y Gilberto Pino.

Ambos campesinos fueron detenidos el 22 de octubre de 1973 por una patrulla de Carabineros al mando del entonces teniente Patricio Jeldres Rodríguez.

El general en retiro es investigado en otras causas por la desaparición o secuestro de al menos 10 personas en Ñuble. En las declaraciones de ex presos políticos, se califica a Jeldres como jefe de la patrulla represiva de carabineros en Chillán y el más feroz torturador de la zona durante los primeros años de la dictadura.


Diarioladiscusion.cl, 13 Febrero 2014

General (r) será detenido luego de no comparecer ante tribunal

Jefe del grupo represivo que operó en la Segunda Comisaría de Carabineros de Chillán está condenado por la desaparición de dos campesinos en Cato. 

Hasta la Corte de Apelaciones de Chillán tenía que concurrir ayer el ex general (r) de Carabineros Patricio Enrique Jeldres Rodríguez, condenado a 5 años y un día de presidio por el secuestro calificado de dos dirigentes campesinos de la localidad de Cato, el 22 de octubre de 1973.  

El ex policía uniformado debía notificarse de la condena que en enero pasado dictó en su contra la Segunda Sala de la Corte de Suprema. 

Sin embargo, Jeldres no compareció, generando molestia en agrupaciones de Detenidos Desaparecidos que esperaban la presencia de Jeldres en los tribunales. 

A inicios de año, el máximo tribunal del país, acogió un recurso de casación presentado por el Programa de Derechos Humanos (Continuación Ley Nº 19.123) del Ministerio del Interior, en contra del fallo de la Corte de Apelaciones de Chillán, que había condenado a Jeldres  a 5 años de presidio, pero con el beneficio de la libertad vigilada. Anteriormente, el tribunal de alzada había absuelto al ex general, en fallo de primera instancia.

La nueva sentencia dictamina que Jeldres debe  cumplir la pena de manera efectiva, sin beneficios, al ser autor  de un delito de lesa humanidad, cuya acción penal persecutoria no prescribe. 

Ante la no comparecencia de Jeldres, es inminente que el ministro en visita Claudio Arias despache una orden de detención a la Brigada de Derechos Humanos de la PDI en Santiago. 

“Jeldres tiene domicilio en Vitacura y debería ser trasladado al penal de Punta Peuco”, consignó un familiar de un detenido desaparecido. 

Asimismo, la Corte oficiará al Registro Civil un informe para que se consigne la condena ejecutoriada de Jeldres. 

TENSA ESPERA 

Los primeros en llegar ayer hasta el tribunal de alzada fueron los familiares directos de las víctimas Sergio Enrique Cádiz Cortes (28) y Gilberto de La Cruz Pino Baeza (30), militantes socialistas detenidos en 1973 por una patrulla policial -al mando de Jeldres- de la Segunda Comisaría de Carabineros de Chillán, mientras realizaban faenas agrícolas en el sector Santa Rita de Cato. 

“Toda una vida esperando por justicia. En octubre del 73 fueron cuatro carabineros que llegaron al campo y detuvieron a igual número de trabajadores agrícolas. Después supimos que liberaron a dos de ellos, pero a mi marido, y a Pino,  creemos que los mataron y después lanzaron los cuerpos entre  los ríos Ñuble y Cato”, afirmó Trinidad Ramírez (64), quien tenía cuatro meses de embarazo cuando desapareció su cónyuge, Sergio Cádiz. 

“Uno esperaría que Jeldres hubiera dado la cara, pero igual siento un poco más de tranquilidad al saber que ya no andará suelto en la calle.  Queremos tener la certeza que lo van a detener. Hizo tanto daño a muchas familias, lo mínimo es que pague por sus crímenes. A mi esposo lo culparon de tener armas y eso era mentira”, dijo Rosa Parra (71), esposa de Gilberto Pino. 

A medida que transcurría la mañana, la impaciencia aumentaba entre los integrantes de agrupaciones de Derechos Humanos que esperaban el arribo de Jeldres. La intención era realizar una “funa” en los accesos al tribunal.

“Es impresentable que no haya tenido la valentía de presentarse (...) Sí la tuvo para cometer el delito  (...)  este fallo es un homenaje a Gilberto y Sergio, y a los cientos de miles  que fueron brutalmente apresados, secuestrados, asesinados y hecho desaparecer por el solo hecho de pensar distinto”, comentó Guillermo Saavedra, presidente del PS en Chillán. 

Rosario Peña, presidenta de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos de Ñuble, sostuvo que era “insostenible que Jeldres no cumpliera pena de cárcel. Está involucrado en muchos casos de lesa humanidad, y con esta sentencia, al menos pagará por algunos de sus crímenes”.

OTROS CASOS

Según antecedentes aportados por los querellantes, se encuentra acreditado que las víctimas fueron ingresadas en el “Libro de Guardia” de la Segunda Comisaría de Chillán. 

Jeldres era teniente y  jefe del grupo represivo que operó en esa unidad policial, encargado de la detención, tortura, muerte y desaparición de personas opositoras al gobierno militar. 

Se retiró en 1999, con grado de general, luego de haber desempeñado el cargo de Jefe de la Zona Metropolitana de Carabineros. 

Fue condenado a la pena de 3 años y un día, con libertad vigilada, y luego absuelto, por su responsabilidad en el homicidio del ex alcalde de Chillán, Ricardo Lagos, su esposa Alba Ojeda y su hijo, Carlos Lagos. 

También fue procesado por el delito de secuestro  calificado de Cleofe Urrutia Acevedo, militante del Partido Comunista. 

Urrutia era dirigente gremial de taxistas y  fue detenido el 3 de octubre de 1973 en Chillán. Desde entonces se desconoce su paradero.

INDEMNIZACIÓN 

El fallo condenatorio de la Corte Suprema también acogió las demandas indemnizatorias interpuestas por  Rosa Parra y Trinidad Ramírez. 

Se condenó  al Fisco a pagar $ 50 millones “a cada uno de los demandantes,  atendido el mérito de los antecedentes y la entidad del daño moral sufrido”.


 

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015