Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

GUSTAVO EFRAIN DOMINGUEZ JARA


Rut : 149.021, Chillán
F.Nacim. : 21 11 45, 27 años a la fecha de la detención.
Domicilio : Asentamiento Ranquil (hoy La Victoria), San Nicolás, Chillán.
E.Civil : Casado
Actividad : Obrero agrícola
C.Repres. : Cajero y bodeguero Comité Campesino "Ranquil". Militante Demócrata Cristiano
F.Detenc. : 11 de octubre de 1973

Gustavo Efraín Domínguez Jara, casado, obrero agrícola, fue detenido junto a su hermano Tomás Rogelio Domínguez Jara y don Wilson Alfredo Becerra Cifuentes, todos dirigentes campesinos, el día 11 de octubre de 1973, alrededor de las 17:00 horas, por efectivos de Carabineros en circunstancias que se encontraban en su lugar de trabajo y residencia ubicado en el ex Asentamiento Ranquil hoy fundo Victoria de San Nicolás, Chillán. Los policías, entre los cuales se encontraban los carabineros de apellidos Méndez y Sáez de la dotación del Retén San Nicolás, llegaron al lugar movilizados en 4 jeeps de la Institución, procedieron a allanar violentamente las casas del Asentamiento, requisando ilegalmente la documentación y la caja de fondos de la empresa campesina. Luego sacaron una lista que portaban y llamaron a los 3 afectados, a quienes flagelaron y golpearon en presencia de otros trabajadores agrícolas, siendo posteriormente introducidos a los jeeps y trasladados con destino desconocido.

Después de la detención, su familia se apersonó al Retén de San Nicolás para saber acerca de su paradero, pero en la unidad policial no recibieron respuesta alguna. Igual suerte corrieron las diligencias y averiguaciones que realizaron en los centros de detención de prisioneros políticos de la ciudad de Chillán y de Concepción. Tampoco los trámites judiciales permitieron conocer la suerte corrida en manos de sus captores.

La Comisión Verdad y Reconciliación consignó en su informe que los 3 dirigentes fueron trasladados al "Puente El Ala" en donde se les habría dado muerte. En diciembre de 1973 fueron encontrados en las riberas del río Ñuble a la altura del puente señalado a lo menos 9 cuerpos, de los cuales 2 ó 3 fueron identificados, los que resultaron ser detenidos por Carabineros.


GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

El 6 de enero de 1975, la familia de los hermanos Domínguez Jara interpuso un recurso de amparo en favor de ambos detenidos ante la Corte de Apelaciones de Chillán. El recurso, signado con el rol 94.326, fue rechazado con el sólo mérito de lo informado por Carabineros de San Nicolás y el Presidio de Chillán, en el sentido que no registraban información acerca de los amparados.

Posteriormente, en octubre de 1978, se presentó un nuevo recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Chillán, rol 104.889, en el cual se recibió informe de la Fiscalía Militar de Ñuble en el sentido de que en esa Fiscalía no existe proceso en contra de los amparados ni se ha dictado resolución alguna que los afecte. También se recibió un oficio respuesta del Retén de Carabineros San Nicolás, en el cual se indica que los afectados no han sido detenidos o registrados en los libros de Guardia de esa Unidad, durante el año 1973. Con el mérito de estos antecedentes, la Corte rechazó el recurso de amparo, remitiendo los autos al Juez del Crimen de San Carlos, a fin de investigar los hechos denunciados, instruyéndose sumario por presunta desgracia.

El 27 de noviembre de 1978, el Juez de San Carlos dio inicio al proceso 41.579, emitiendo una orden de investigar a la Policía de Investigaciones, organismo que al diligenciar la orden entrevistó a don Eladio Domínguez Jara, quien indicó que sus hermanos detenidos desaparecidos eran militantes del Partido Demócrata Cristiano y ratificó los hechos denunciados al Tribunal acerca del arresto y posterior desaparecimiento de los afectados. También se entrevistó a Mario Moreno Molina, Juan Morales Correa, y a Gilberto Ortega Riquelme, quienes expusieron que a la fecha de los hechos se encontraban trabajando en el Fundo La Victoria (ex Asentamiento Ranquil) con los hermanos Domínguez Jara, cuando éstos fueron detenidos por Carabineros al parecer del Retén San Nicolás. Finalmente se entrevistó al actual Jefe Subrogante del Retén San Nicolás, quien manifestó que en esa Unidad no había antecedentes de los afectados, y que él, a la fecha de ocurrencia de los hechos, no prestaba servicios en ese destacamento. En enero de 1979, el Tribunal citó y tomó declaración a las personas antes mencionadas, quienes ratificaron lo dicho ante Investigaciones. El 31 de enero de ese año, el Juez sobreseyó temporalmente la causa, por no encontrarse justificada en autos la perpetración del delito que dio origen a la formación del proceso. En febrero de 1979, la Corte de Apelaciones de Chillán aprobó la resolución anterior, pese a que en el proceso no hay diligencia alguna tendiente a individualizar a la dotación de Carabineros del Retén de San Nicolás, que a la fecha de la detención de los hermanos Domínguez prestaban servicio en esa Unidad.

El 29 de marzo de 1979, el proceso fue reabierto por resolución de la Corte de Apelaciones de Chillán, a raíz de una presentación que hicieran los distintos Obispados del país a las autoridades militares y judiciales a fin que se investigaran los casos de personas detenidas desaparecidas. En el caso particular de Gustavo Domínguez Jara, se indica que entre los carabineros aprehensores, se pudo identificar a los de apellidos Méndez y Sáez, ambos de la dotación de San Nicolás.

Efectivamente, de especial relevancia es la declaración ante el Tribunal del Cabo Primero de Carabineros Demetrio Méndez Lagos, quien expone que en el año 1973 se encontraba trabajando en el Retén San Nicolás y que después del 11 de septiembre de ese año hubo un operativo dirigido por un Teniente que estaba en esos años en la Comisaría de Chillán y del cual no recuerda el nombre, y con esta persona y otros funcionarios de otros Retenes, ya que en esa oportunidad se agregaba gente de todos los lados para los operativos, se allanó una casa del Fundo Ranquil en ese tiempo y no se encontraron armas, se interrogó a la gente y a los hermanos Domínguez Jara los echaron al jeep de ellos para aislarlos de los demás asentados e interrogarlos en forma separada; agrega que estas dos personas, luego de ser interrogadas por el Teniente que andaba a cargo, quedaron en libertad. Finalmente declara que posteriormente, vieron a estos dos ciudadanos pasar en bicicletas por el Puente "El Ala", que queda a unos 7 km. al sur de San Nicolás. Los que los habrían visto eran obreros que estaban en el lugar. En una nueva orden de investigar diligenciada por Investigaciones, se informa que el Suboficial Mayor de Carabineros, ya en retiro, Manuel Castillo Oliva, era el encargado del Retén San Nicolás a la fecha de los hechos, quien entrevistado por Investigaciones indica que no recuerda nada de los hermanos Domínguez Jara; declaración que ratifica posteriormente al comparecer ante el Tribunal, agregando que en esa fecha iba mucho personal de Carabineros y de Ejército a detener personas con problemas políticos, quienes no eran ingresados al respectivo registro de detenidos del Retén a su cargo, cuya dotación era de 5 personas.

Finalmente, el Juez tras recibir el extracto de filiación de los dos hermanos, estimó agotada la investigación y sobreseyó temporalmente la causa por no encontrarse establecida la existencia del delito por el cual se inició el proceso. Dicha resolución fue aprobada por la Corte de Apelaciones de Chillán con fecha 3 de agosto de 1979. Pese a la importancia de lo declarado por el carabinero Demetrio Méndez Lagos, en cuanto a reconocer la detención de los afectados, el Tribunal no lo interroga si en ese operativo participaron los otros policías del Retén San Nicolás, a fin de citarlos a declarar.
 


La Discussion

20 de Agosto 2005

Procesan a suboficial (r) por desaparición de obreros agrícolas

El Primer Juzgado de Letras de San Carlos procesó a un suboficial retirado de Carabineros por su presunta participación como autor de la desaparición de tres trabajadores agrícolas de Ránquil, ocurrido el 11 de octubre de 1973.

El ex carabinero, Manuel Castillo Oliva, habría encabezado la patrulla que detuvo a los hermanos Gustavo y Tomás Domínguez Jara, además de Wilson Becerra Cifuentes, dirigentes del asentamiento Ránquil, ex fundo La Victoria, quienes fueron detenidos y torturados, para posteriormente perderse el rastro, indicó Ignacio Marín Correa, abogado del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.

El suboficial (r) fue detenido por la policía de Investigaciones en la ciudad de Temuco, Novena Región, donde residía, y permanece detenido en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de San Carlos. Su abogada, Ingrid Landero, apeló ante la Corte de Apelaciones de Chillán, de la resolución del juez Angel Coria Ricotti.

======================================

BioBio.cl

23 de Noviembre 2012

Corte ordena reabrir causa por desaparición de campesinos de Ñuble en 1973

La Corte de Apelaciones de Concepción ordenó al ministro de Chillán, Claudio Arias, reabrir la causa que investiga la desaparición de tres campesinos de Ñuble en 1973.

El tribunal de alzada acogió así una apelación del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, en la que alegaba que en el sumario estaba prácticamente aclarada la responsabilidad de personal de Carabineros en el secuestro calificado.

El ministro Arias había dictado el sobreseimiento del caso, argumentando que las diligencias se habían agotado, sin poder acreditar la culpabilidad de las personas inculpadas en la investigación, entre ellas el teniente en retiro, Patricio Jeldres Rodríguez.

En ese escenario es que la abogada del Programa de Derechos Humanos, Patricia Parra, recurrió la resolución del alto magistrado relativa a la desaparición de los hermanos Gustavo y Rogelio Domínguez, además de Wilson Becerra, detenidos el 11 de octubre de 1973 por un grupo operativo de la 2º Comisaría de Carabineros de Chillán. Los efectivos estaban al mando entonces del oficial Jeldres.

Tras ecuchar los alegatos de la abogada Parra y analizar los antecedentes, los ministros de la Primera Sala de la Corte penquista -María Leonor Sanhueza, Eliseo Araya y César Panés- estimaron “que no se encuentra agotada la investigación”, por lo que ordenaron la reapertura del sumario.

Además, decretaron que el ministro Claudio Arias -criticado por agrupaciones de Familiares de Víctimas de Detenidos Desaparecidos- practique una serie de diligencias, entre las cuales están un careo entre el ex uniformado inculpado y Patricio Marabolí Orellana, “a fin de aclarar la contradicciones que se advierten en sus declaraciones”.

También se ordena al juez someter a Jeldres a una serie de exámenes médicos para determinar si su condición de salud le permitiría enfrentar el eventual proceso judicial.


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com



  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015